Recetas con aceite de trufa: bocados simples y sabrosos para el paladar

La trufa negra (Tuber melanosporum) es un ingrediente muy “sociable” gastronómicamente hablando. Su capacidad para armonizar con casi cualquier alimento la convierte en un condimento sabroso y versátil.

Pese a su delicadeza, la trufa negra posee el potencial suficiente para reinventarse y proporcionar su singular sabor y aroma a diversos platos desde diferentes formatos. Aromatizar huevos o elaborar aceite de trufa son las opciones más conocidas de este espectacular producto.

El aceite de trufa (en realidad es un buen aceite de oliva CON trufa negra, pero comúnmente se le llama aceite de trufa) es un ingrediente muy utilizado culinariamente para aportar a los platos el aroma y sabor de la trufa negra. La joya negra de la cocina, en su imbricación oleica, sirve para aportar un toque diferente y distinguido a muchos platos.

El aceite de trufa es un buen recurso para disponer de este superalimento fuera de temporada y disfrutar del sabor de la trufa en una alternativa que dará mucho juego en cualquier cocina.

Es posible elaborar un delicioso aceite de trufa en casa si se dispone de trufas frescas, perpetuando la presencia de este ingrediente en las elaboraciones gastronómicas de, al menos, una parte del año (recuerda en nuestro post sobre cómo conservar la trufa que el aceite no es un buen conservante de la trufa fresca).

También es posible comprar aceite de trufa en el mercado, pero en ese caso hay que tener en cuenta que muchos aceites de trufa no contienen ni un gramo de trufa natural sino que simplemente son el resultado de añadidos químicos. En Manjares de la Tierra elaboramos un aceite de trufa que contiene una auténtica lámina de trufa negra, Tuber melanosporum, en su interior.

Consideraciones para usar aceite de trufa en tus recetas

Si elaboras tu propio aceite de trufa o lo compras en nuestra tienda online, ten en cuenta que el aceite de trufa no se suele usar de igual manera que el aceite convencional. El aceite de trufa aporta un sabor particular que es mejor usar en curdo.

Las recetas con aceite de trufa son deliciosas y especiales por la exquisitez de su componente principal, singular protagonista que cada vez adquiere mayor protagonismo en las mejores cocinas.

El aceite de trufa es una exquisitez gracias a la consideración que tiene su ingrediente principal.

Si bien es verdad que son pocos los platos con los que la trufa no parece intimar, el aceite de trufa es una elaboración sublime que es conveniente utilizar solo en ocasiones en que su aroma y sabor sean plenamente apreciables.

El aceite de trufa es una elección fantástica para aliñar platos de ensalada o elaboraciones de pasta, queso y arroz sin demasiados condimentos que encubran o modifiquen el aroma de este particular hongo.

Prueba a aderezar un carpaccio de carne o pescado con unas gotas de aceite de trufa. ¡Te va a encantar!

Te puede interesar: Cómo utilizar la trufa negra para sacarle el máximo partido

Cómo utilizar el aceite de trufa

Si decides aromatizar una ensalada con aceite de trufa te recomendamos preparar e incorporar con anterioridad el aliño habitual de aceite vinagre y sal, aportando la dosis final de aceite de trufa para dar sabor.

Truficonsejo: prueba a preparar una ensalada con pera, queso feta, pasas y nueces o una ensalada templada con rúcula, setas y gula y aderézalas con unas pocas gotas de aceite de trufa. ¡Seguro que te encantan!

Los arroces y las pastas son dos alimentos que acogen a la perfección el potencial de la trufa negra.

En el caso de los arroces, el risotto es la elaboración clásica por excelencia para condimentar con aceite de trufa y convertir un plato delicioso en una obra maestra.

En las recetas con aceite de trufa y pasta debes tener en cuenta que el aceite debe incluirse al finalizar la cocción.

Truficonsejo: te recomendamos utilizar un delicioso aceite de trufa para hacer brillar unos tallarines con queso parmesano o unos spaghetti salteados con verduras.

Recetas con aceite de trufa

Prueba a elaborar las mejores y más deliciosas recetas con aceite de trufa con el valor culinario añadido que le aporta este hongo a cualquier elaboración. Son muchísimos los platos a los que se puede acompañar el aceite de trufa.

La trufa negra marida a la perfección con alimentos grasos, por lo que nuestras recomendaciones de hoy versarán sobre recetas con aceite de trufa y pasta, cecinas y jamones o huevos, pero no son las únicas posibilidades culinarias de esta deliciosa combinación.

Carpaccio de ternera, queso azul, pistachos y trufa

Este plato es una de las recetas con aceite de trufa que puede presentarse como aperitivo o como entrante en una comida con amigos.

Esta combinación exquisita hará las delicias de los comensales más exigentes combinando trocitos de queso azul y pistachos sobre una cama de carpaccio de ternera y aderezando la elaboración con aceite de trufa.

Si quieres potenciar aún más el sabor de la trufa y tienes un ejemplar de trufa negra Tuber melanosporum en casa, prueba a rallar unas pocas láminas por encima del queso y los pistachos antes de aliñarla. ¡Un manjar!

Ravioli de queso y boletus con carpaccio de cecina y aceite de trufa

Fácil de preparar y una auténtica delicatessen de la cocina italiana. Elabora un plato de pasta fresca y acompáñalo de oro líquido trufado y descubrirás un auténtico manjar de sencilla elaboración.

Puedes comprar pasta ravioli rellena (hay a la venta diversos tipos de raviolis que puedes combinar para crear un plato delicioso) o hacer tu propia pasta fresca casera. Un truco rápido es utilizar las láminas de pasta de lasaña húmedas y rellenarlas de un salteado de boletus y queso de cabra.

Prepara la pasta y coloca sobre ella un poco de cecina cortada muy fina y unas lascas de queso parmesano. Adereza el plato con el aceite de trufa y saborea un plato sencillo y delicioso en pocos minutos.

Consulta también nuestra receta de raviolis con trufa negra.

Carpaccio de calabacín con aguacate, tomate seco y trufa

Una opción vegetariana para dar comienzo a una comida especial para los días más frescos.

Corta el calabacín en rodajas muy finas con ayuda de una mandolina y trocea sobre él unos dados de aguacate pequeños, tiras de tomate seco y unas escamas de queso parmesano.

Añade semillas de sésamo tostado y aromatiza con el aceite de trufa. Un plato sencillo, nutritivo y con un sabor exquisito.

¿Qué te parecen nuestras sugerencias? recuerda que puedes consultar más recetas con trufa y sus productos en esta sección de nuestro blog para inspirarte en tu próxima sesión culinaria.

Rate this post

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba