Publicado por:Manjares | En tu cocina

La joya negra de la gastronomía no solo es una delicatessen aromatizadora, sino que su singular versatilidad le permite vestir cualquier plato convirtiéndose en el auténtico protagonista.

No necesitamos una elaboración compleja para que una pequeña aportación de trufa negra convierta cualquier receta en pura magia.

La trufa ensalza las cualidades gastronómicas de cualquier producto, tanto de la cocina más casera como de la más profesional. Sin duda, uno de los platos para los que sirve de perfecto acompañamiento es la pasta.

Pasta y trufa negra, el matrimonio perfecto

Uno de los mejores maridajes culinarios lo componen la pasta y la trufa negra. Si bien no es conveniente mezclarla con sabores de salsas de acompañamiento muy fuertes porque anulan su aroma, son el condimento perfecto para ensalzar cualquier plato de pasta de manera exitosa.

Hay que tener en cuenta que las temperaturas extremas no son las más adecuadas a la hora de cocinar con trufa negra y que no debe utilizarse refrigerada, sino a temperatura ambiente, es así como se dispone de su aroma en plenitud.

Igualmente, los extremos se tocan, por lo que el calor en exceso anula sus propiedades organolépticas. A nivel gastronómico, la temperatura que optimiza sus cualidades es, aproximadamente, de 57ºC.

Apuntes básicos

Para cocinar un buen plato de pasta fresca con trufa negra es conveniente dejar que ésta se empape del aroma de esta joya aromática. Es recomendable introducir unas láminas de trufa en un tarro con pasta fresca y dejar que compartan esencia.

Otra idea para integrar la trufa con la pasta es, una vez ya cocida la pasta, aderezarla con un aceite aromatizado con trufa. Se trata de una elaboración muy sencilla, ya que basta con laminar la trufa dentro de un pequeño bol con aceite de oliva, ponerle una pizca de sal y dejarlo unas 3 horas. Recuerda que no es conveniente dejar la trufa con el aceite más de 3 días. Para esta elaboración, lo ideal es usar la trufa fresca.

Igualmente, la mantequilla funciona muy bien con la pasta y con la trufa, a la trufa negra le van mucho los alimentos grasos. Te proponemos derretir un poco de mantequilla y, ya fuera del fuego, echar trufa rallándola o picándola finamente para que aporte sabor, olor y un toque distinguido a la pasta sobre la que verterás la salsa de mantequilla y trufa.

La mejor manera de sacar el máximo partido a la trufa en cualquier elaboración de pasta es utilizarla en crudo, sin realizar el cocinado parejo con el resto de los ingredientes, evitando restarle intensidad y sabor. Sin embargo, si prefieres una pasta con tomate que sí que requiere cocción, te recomendamos usar el brandy con trufa o la trufa en conserva en ambos casos son trufa tratada de forma natural y son productos que admiten muy bien la temperatura. Una salsa de tomate con un poco de brandy trufado le dará un punto diferente a tus platos de pasta con tomate más tradicionales.

A continuación, os ofrecemos un par de ideas de recetas de pasta cocinadas con trufa:

Espaguetis con trufa negra

Se trata de una fantástica receta cuya elaboración es muy sencilla. Los espaguetis con trufa negra son una combinación extraordinaria por la sencillez de sus ingredientes.

Ingredientes

  • Espaguetis (100 gr por persona)
  • Queso parmesano (para rallar)
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta
  • 5 gr de trufa negra fresca

Elaboración

Cocer los espaguetis hasta que estén al dente y dejarlos en un recipiente alto tras escurrirlos. Rallar el queso parmesano por encima de la pasta acompañado con un poco de nuez moscada. Mezclar lentamente para repartir los ingredientes.

Salpimentar, añadir un poco de aceite de oliva y añadir la trufa negra rallada para darle un toque intenso y con la personalidad de un aroma especial.

Esta combinación de pasta fresca y trufa negra es un básico que mantiene la fuerza de los ingredientes puros y de calidad.

Tagliatelle a la crema de trufa

Para los amantes de las pastas más intensas, esta receta no les dejará indiferentes. Más contundente, con más cuerpo e imbricando sabores con la pureza de la pasta fresca y la potencia de la trufa.

Ingredientes

  • 250 gr de tagliatelle frescos
  • 0.5 l de nata (mínimo de 18% mg)
  • 5 gr de trufa fresca negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración

En un cazo, añadir 400 cc de nata con sal hasta que engorde en el hervor. Reservar mientras atempera añadiendo la trufa rallada (dejamos unas láminas para adornar el plato) y dejando reposar unos 15 minutos.

Cocer la pasta fresca en agua salada durante unos 5 o 7 minutos. Escurrimos y reservamos.

Calentar 100 cc de nata y añadir a la mezcla con trufa para suavizarla. Remover y servir inmediatamente sobre el plato de la pasta decorando con una lámina de la trufa que habíamos reservado.

Macarrones con Capricho

Para nosotros, este plato es un verdadero capricho, te contamos cómo hacerlo de forma rapidísima. Es un plato de pasta que permite tener

Ingredientes

Para 4 personas

  • Macarrones, o cualquier otra pasta, mejor si es fresca
  • Aceite de oliva virgen extra con trufa Manjares de La Tierra
  • 1 tarro capricho de trufa Manjares de la Tierra. Es un elaborado con cebolla caramelizada, rebollón -el hongo también conocido como níscalo (lactarius deliciosus) y trufa negra (Tuber melanosporum).

Elaboración

En un bol mezclar aceite de trufa, el tarrito de capricho de trufa y un huevo. Cocer los macarrones con abundante agua, cuando estén cocidos escurrir e inmediatamente mezclar con la preparación anterior.

Por último, un plato que es un plus en esta selección de platos de pasta con trufa, pero no podíamos dejar pasar hablar de él, es una pizza.

Pizza de setas y trufa

Otra sugerencia de utilización de la trufa negra es un plato que puede redescubrirte los sabores más intensos de la auténtica pizza, toda una institución en la cocina cuyas peculiares combinaciones dan cabida a los gustos más individuales de los paladares más exquisitos.

La trufa negra es un hongo que va de la mano culinariamente de manera ideal con otro hongo mucho más accesible para cualquier amante de la buena cocina: las setas. En esta receta combinaremos los sabores más deliciosos de la temporada otoño-invierno en un plato juvenil pero muy dinámico.

Ingredientes

  • Masa de pizza precocinada
  • 1 cebolla
  • 200 ml de nata
  • 300 gr setas o champiñones
  • 10 gr de trufa negra fresca
  • Sal y pimienta
  • Ajo en polvo y perejil
  • AOVE

Elaboración

Primero pelamos la cebolla y la cortamos en juliana, salteándola en la sartén con una cucharada o dos de AOVE hasta que esté pochada. Salpimentamos y añadimos la nata a fuego medio removiendo constantemente hasta que suba en ebullición dos veces y reservamos.

Rehogamos las setas con un poco de AOVE, ajo en polvo y perejil. Reservamos.

Sobre la base de la pizza (se puede hacer perfectamente una base casera, pero hay que recordar pre-cocerla en el horno para evitar que quede muy seca) distribuimos la cebolla pochada con la nata y, a continuación, las setas salteadas. Introducimos al horno a 200ºC unos 10-15 minutos o hasta que la pizza esté dorada. Y, con la pizza montada, rayamos la trufa por encima al gusto.

¡A disfrutar!

Both comments and pings are currently closed.