Recetta: risotto con castañas y trufa negra

Una lujosa receta de aires italianos e intenso sabor

Fruto de la gastronomía tradicional italiana nace el risotto, una elaboración originaria de la zona del Piamonte (Italia), que consiste en un arroz al que se le añade poco a poco un caldo, ya sea de ave o pescado, dependiendo de la receta.

Otro de los factores importantes es su cremado. Así, una vez el arroz esté en su correcto punto de cocción, se incorpora la mantequilla y el queso Parmesano fuera del fuego, para que la mantequilla no se convierta en grasa. El objetivo es aportarle cremosidad al risotto.

Aunque hay muchas recetas, los más populares son el risotto alla milanese, con un toque de azafrán; alle zucchine, con dados de calabacín; ai frutti di mare, con mariscos y un toque de vino blanco; o alla carbonara, con yema de huevo, guanciale (embutido italiano) y queso pecorino. También podemos preparar uno a la trufa negra.

Para ello, rehoga unas cebollas con un chorreón de aceite de trufa y añádele el arroz con trufa negra. Tú eliges si lo terminas con una nuez de mantequilla o un toque de nata. El resultado es exquisito.

Ingredientes para 2 personas

Elaboración

  1. Calentar el caldo en un cazo y mantener siempre caliente, pero sin llegar a ebullición.
  2. Picar la cebolla roja y pochar en una cazuela con el aceite, a fuego muy suave, hasta que esté transparente.
  3. Añadir el arroz con trufa negra y remover durante 2 minutos.
  4. Regar con el vino blanco, subir la intensidad del fuego, y dejar que se evapore el alcohol al tiempo que removemos.
  5. Añadir las castañas y parte del caldo, suficiente para cubrir el arroz. Remover de vez en cuando.
  6. A medida que el arroz va absorbiendo el caldo, añadir el restante de forma progresiva y seguir removiendo.
  7. El arroz estará hecho en, aproximadamente, 18 minutos. Transcurrido este tiempo, añadir el queso parmesano rallado y remover para que se funda.
  8. Probar y salpimentar si fuera necesario.
  9. Por último añadir la nata líquida, remover y servir inmediatamente con unas hojas de romero fresco.

Trucos y consejos

La nata líquida se puede sustituir por mantequilla, que es la manera más tradicional de cremar un risotto.

El queso parmesano se puede añadir al final, una vez en el plato, ya sea rallado o en lascas.

Para un sabor y aroma a trufa más potente, rallar un poco de trufa negra Tuber melanosporum sobre el risotto una vez en la mesa.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba