Pasta trufada

Sabor intenso para el ingrediente más internacional

Hablar de pasta, es hablar de Italia. La gastronomía de este país posee un gran recetario, en el que se incluyen desde los clásicos risottos hasta su pasta rellena, aquí puedes ver cómo preparar unos raviolis, o la polenta, uno de los platos más populares y consumidos (pincha aquí para leer su receta paso a paso).

Podemos encontrarnos diferentes tipos de pasta dependiendo del país donde nos encontremos. Más allá de sus formas (tallarines, spaghettis, macarrones, gnocchi, orecchiette), la harina de trigo, su ingrediente principal, puede sustituirse por harina de alforfón o de arroz, ambas empleadas en la cocina de Oriente.

Si no has preparado pasta fresca, no dudes en hacerlo. Puedes añadir trufa de verano en su jugo a los ingredientes de la masa para acentuar el sabor de la pasta.

Pasta, setas y trufa, un trío gastronómico para conquistar los paladares más exigentes.

Ingredientes

Para la pasta fresca

Para la salsa de setas

Elaboración

De la pasta fresca

Colocar la harina y la sal sobre una mesa de trabajo y hacer un hueco en el centro. Depositar en él los huevos, el jugo de trufa y la media trufa rallada. Batir e incorporar poco a poco la harina.

Terminar amasando hasta obtener una masa homogénea.

Envolver en papel transparente y dejar reposar en la nevera toda la noche.

Al día siguiente, estirar la masa usando una máquina para pasta o, en su defecto, un rodillo. Espolvorear la superficie de trabajo con un poco de harina para que la pasta no se pegue.

Cuando la pasta esté bien fina, cortar en tiras de 1 cm de ancho y dejar secar durante una hora colgando de una percha o un secador especial para pasta antes de cocer en abundante agua con sal.

De la salsa

Calentar la nata con la otra mitad de la trufa rallada. Retirar del fuego cuando esté a punto de hervir y dejar enfriar.

Pelar y picar finamente la cebolla y los dientes de ajo.

Rehogar en el aceite de oliva con trufa hasta que estén tiernos.

Añadir las setas limpias y picadas y rehogar de nuevo un par de minutos antes de incorporar la nata infusionada con la trufa.

Salpimentar al gusto y cocer durante 5 minutos a fuego suave.

Servir la pasta fresca junto con la salsa y espolvorear con más trufa rallada por la superficie.

Trucos

Esta receta se puede preparar, además de con trufa de verano en su jugo, con trufa negra de invierno en su jugo. Si la trufa de verano está de temporada, se la puedes añadir a la receta.

Cualquier tipo de seta es válido para la salsa: boletus, trompetas de la muerte, setas de campo, etc.

Hoy en día, hay marcas de pasta fresca de muy buena calidad en los supermercados. Se pueden usar si no apetece hacerla casera.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba