Publicado por:Manjares | Trufa negra

Su aroma despierta pasiones.

Su aportación como condimento en cualquier plato es inigualable.

Pero su exquisitez es extensible al ámbito de la salud y la cosmética. Poseedor de múltiples propiedades, la Fundación Española de Nutrición recomienda su consumo.

El tratamiento nutricional que podemos analizar de la Tuber melanosporum no debe considerarse, en sentido, estricto como lo haríamos en cualquier alimento de consumo masivo o, cuanto menos, sostenido, ya que por sus mínimas cantidades de consumo un análisis nutricional categórico es algo que no tiene mayor repercusión para la dieta.

No obstante, la trufa puede considerarse una gran aliada en dietas de pérdida de peso y un aporte saborizante que evita el uso de sales u otros condimentos por su alto contenido en agua, sales minerales y fibras hidrosolubles.

Un atractivo similar, puede tener para los deportistas. Muchos de ellos optan por añadir trufa natural a sus platos de pasta para hacer que su aporte de hidratos de carbono antes de las competiciones tenga un sabor más intenso.

¿De qué se compone la trufa negra?

Con 25-30 kcal/100 gr de índice calórico, las trufas están compuestas por un 75-90% de agua, un 15% de hidratos de carbono (de los cuales un 60-70% son de absorción lenta) 0,50% de grasas, 2% de cenizas y 8% de sustancias nitrogenadas.

Esto es, por cada 100 gr, encontramos unos 2 gr de proteínas, 50 mg de calcio, 1,2 mg de cobre, hierro, manganeso y zinc. De vitamina C encontramos 2.5 mg y 70.2 µg de vitamina B9 también conocida como ácido fólico.

Pero tal y como comentábamos anteriormente, estos datos deben analizarse desde una perspectiva relativa, ya que el aporte individualizado de trufa en un plato ronda los 3 gr aproximadamente, por lo que sus valores nutricionales no son significativos en una ración normal.

La gran aliada de las dietas

Para apreciar el valor nutricional de la trufa negra podemos realizar una comparativa con las setas. Ambos hongos comparten ciertas similitudes, siendo alimentos con un escaso índice de grasa y con muy pocas calorías, lo que los hace ideales para las dietas de adelgazamiento.

Las trufas negras, en especial, tienen 2 gr de carbohidratos, siendo una proporción mínima en comparación con otros alimentos como verduras u hortalizas. Sus principales carbohidratos derivan de glucógeno y quitina, protector funcional de la pared celular de hongos.

Beneficios de la trufa negra para el sistema circulatorio

Las trufas negras son alimentos libres de colesterol, por lo que pueden servir de ayuda en dietas bajas en colesterol para prevenir la enfermedad arterial periférica, disminuir el riesgo de accidentes cerebrovasculares, enfermedades coronarias y prevenir la presión arterial alta.

Además, son aptas para aquellas personas que sufren diabetes y deben controlar sus niveles de azúcar.

Y además…

Como curiosidad: no son pocos los estudios que otorgan a la trufa negra propiedades afrodisíacas al considerar que es capaz de emanar sustancias que provocan un bienestar físico y mental favorecedor de la atracción hacia la pareja.

De hecho, si bien los egipcios, los griegos y los romanos apreciaban las trufas no solo por sus cualidades gastronómicas sino por su alto valor medicinal, tanto griegos como romanos consideraban además que poseían propiedades afrodisíacas. 

Antioxidantes y colágeno

La trufa tiene contenido en antioxidantes constituye una defensa contra el envejecimiento generalizado del organismo y ayuda a combatir los radicales libres.

Este hongo tiene propiedades elásticas que estimulan positivamente la producción de colágeno.

Cosmética natural

Es un hecho consumado que la trufa negra es el diamante negro de la gastronomía, un producto exclusivo, gourmet. Pero este estupendo majar no solo se está coronando dentro del universo culinario, sino que está configurándose como un elemento de altas particularidades en el mundo de la cosmética, debido a sus altos beneficios en su uso con fines de belleza.

Para la piel

La trufa negra ha obtenido la consideración de botox natural por sus niveles de antioxidantes. Mantiene la elasticidad de la piel, además de aportarle una tersura suave y tonificada mediante la activación de la producción natural del propio colágeno corporal, lo que facilita el mantenimiento de un aspecto joven y terso.

De la misma forma que ocurre con la trufa como alimento, la trufa usada para cosmética requiere un alto contenido de producto para observar los efectos. Existen marcas de cosmética muy exclusivas, descubrimos alguna en un viaje a Los Hamptons, la zona famosa por ser un sitio de vacaciones para los estadounidenses más ricos: un sitio campestre para los millonarios, un lugar donde familias ricas de la ciudad de Nueva York pueden pasar el verano y los fines de semana al lado de la playa. Os dejamos el enlace a la marca para que os podáis asombrar de los precios de cosmética con trufa basada en los extractos más naturales de este producto. Parece lógico pensar que productos cosméticos más económicos con bajo porcentaje de trufa, hacen difícil ver los resultados.

En nuestra opinión, ¡mucho mejor disfrutar de la trufa en la cocina!

¡Hasta la próxima!

Both comments and pings are currently closed.