Publicado por:Manjares | Recetas con trufa

Cuando hablamos de trufas de postre inmediatamente imaginamos unas bolitas de chocolate cubiertas de cacao. Las trufas de chocolate se llaman trufas porque imitan la forma y el aspecto del hongo cubierto de tierra, de ahí el cacao en polvo que las suele envolver.

Quizás no es muy conocido el uso de la Tuber melanosporum dentro del delicioso mundo de los postres.

Su alta capacidad como condimento no solo es factible a la hora de crear un universo de intenso sabor en todo tipo de platos, sino que aporta un delicioso toque mágico a los postres.

Huevo y trufa, los grandes aliados

Es un hecho probado que el maridaje entre huevos y trufa es un éxito en cualquier plato, por lo que, de algún modo, era previsible que la combinación en una modalidad más dulce sería una sobremesa deliciosa. 

Prueba de ello es el flan de huevo trufado. Si eres un apasionado de las trufas y te gusta un buen flan casero, sin duda esta receta no te dejará indiferente, tanto por su sabor como por su particular elaboración.

Los huevos trufados son un clásico de la gastronomía de los truffle lovers y su uso fuera de la elección de los platos salados es una sabrosa revelación. Y, para muestra, un botón. Vayamos con la receta:

Flan de huevo trufado (ingredientes)

• 1/2 litro de leche entera
• 4 huevos
• 2 yemas de huevo
• 150 g de azúcar (para los flanes)
• 150 g de azúcar (para el caramelo)
• Agua
• 1 vaina de vainilla
• 1 trufa negra (20 gramos)

Elaboración

Para la elaboración de este postre necesitamos guardar los huevos con la trufa en un envase hermético un par de días antes dentro de la nevera. Una vez trufados, iniciamos la preparación de un flan tradicional mezclando esos huevos con el azúcar y la leche.

En un cazo, llevamos el azúcar al punto de caramelo mezclándolo con el agua y con él bañamos la base del molde del flan. Introducimos la mezcla anterior y dejamos al baño María dentro del horno unos 30 minutos a 190º

La trufa puede servirnos también como complemento decorativo colocando sobre el flan unas finas láminas. O mezclada con nata, ¡una delicia!

Flan de trufa incorporada

Si algo caracteriza a la Tuber melanosporum es su versatilidad. Por eso, el proceso de elaboración del flan de trufa puede realizarse de varias formas diferentes. Además de trufar los huevos con los que elaboramos el flan, también es posible incorporar trufa negra rallada una vez que tengamos los huevos batidos y hayamos emulsionado las yemas, el azúcar y la leche.

De este modo, la trufa negra se incorpora a la receta como un ingrediente más y no como un aporte de sabor. Un postre delicioso de cremosa textura y característico sabor.

Chocolate y trufa, dos placeres en uno

Si a uno de los mayores placeres gastronómicos del mundo se le añade la exquisitez de la trufa negra, el resultado es una explosión de sabor que no dejará indiferente a nadie. Y un buen ejemplo de estas delicatesen dulces son las siguientes recetas:

Mousse de chocolate y trufa negra

Es una receta con varios puntos fuertes, de consistencia esponjosa y sabores intensos y bien definidos.

Ingredientes:

  • 180 gr de chocolate de 70% cacao
  • 2 huevos
  • 50 gr de mantequilla
  • Sal
  • Ralladura de naranja
  • 50 gr de azúcar
  • 15 gr de trufa

Elaboración:

Derretir el chocolate con la mantequilla al baño maría y dejar enfriar. Separar las yemas de las claras e ir integrando las yemas en la mezcla de chocolate. Batir las claras a punto de nieve con una pizca de sal y el azúcar.

Añadir la ralladura de trufa negra, la ralladura de naranja y las claras montadas al chocolate, poco a poco y con movimientos envolventes, sin batir. Tendremos un postre ideal en el que la trufa intensificará las burbujas de chocolate. Un placer en todos los sentidos.

Tarta de queso y chocolate con trufa negra

Las tartas permiten múltiples combinaciones, cada una al gusto de cada cual, pero la que sin duda es un éxito que suele gustar a todos es la tarta de queso y chocolate.

La trufa negra aportará un sabor delicioso que combinará a la perfección a una fusión ya casi perfecta entre el queso y el chocolate. La repostería tradicional abre sus puertas al inconfundible aroma de la trufa con un resultado que no dejará a nadie indiferente.

Ingredientes (para la base)

  • 120 gr de galletas de chocolate
  • 60 gr de mantequilla

Ingredientes (para el relleno)

  • 260 gr de chocolate 70% cacao
  • 500 gr de queso crema
  • 150 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • Extracto de vainilla
  • 175 gr de nata (35% M.G.)
  • 20 gr de trufa negra rallada

Ingredientes (para el ganaché)

  • 175 gr de chocolate 70% cacao
  • 175 gr de nata líquida (35% M.G.)
  • 1 cucharada de mantequilla

Elaboración:

Preparamos la base de la tarta triturando las galletas y mezclándolas con mantequilla derretida. En un molde cubierto con papel de horno extendemos la base con la ayuda de un tenedor, compactándola bien. Hornear a 180º, con el horno precalentado, 5 minutos y reservamos.

Calentamos la nata y la vertemos sobre el chocolate troceado, removiendo hasta que se mezclen bien. Reservamos.

Batir la crema de queso a temperatura ambiente con el azúcar y añadir uno a uno los huevos a la mezcla hasta obtener una crema uniforme. Añadir una cucharadita de esencia de vainilla, la trufa negra rallada y la crema de chocolate.

Vertemos la crema en el molde con la base y horneamos a 170º durante aproximadamente una hora. Desmoldamos cuando haya enfriado y luego reservamos en la nevera.

La ganache de chocolate la prepararemos mezclando la nata caliente sobre el chocolate troceado y mezclando hasta obtener una crema lisa. Añadir la mantequilla y mezclar hasta que esté homogénea. Verter sobre la tarta y dejar enfriar.

La tarta de queso y chocolate con trufa negra es una variante de la cheescake neoyorquina, un postre intenso que sorprende por su sabor y al que la trufa aporta una magia única.

El toque de trufa será mayor si montas nata con trufa rallada y la pones sobre la tarta.

Both comments and pings are currently closed.