Huevos trufados cremosos

Un plato sencillo de intenso aroma y sabor

Es uno de los productos que no pueden faltar en la lista de la compra. Los huevos se unen a otros alimentos en la despensa diaria de cualquier familia.

Los huevos tienen la cáscara porosa, lo que permite transmitirle diferentes aromas con tan solo colocarlos en un recipiente hermético durante algunos días.

En esta ocasión, escogemos un bote de cristal con huevos camperos ecológicos y añadimos una pequeña trufa negra Tuber melanosporum y cerramos el recipiente. Con el paso de los días, el huevo va a adquirir un aroma y sabor inconfundible a trufa.

Estos huevos los puedes utilizar para acompañar unos espárragos con guisantes y jamón, pincha aquí para ver la receta, para elaborar diferentes panes o para directamente freírlos con aceite de oliva virgen extra.

Hay muchas recetas para unos deliciosos huevos trufados. Esta es nuestra propuesta. No podrás resistirte.

Ingredientes para 4 personas

  • 12 huevos trufados
  • 70 g de trufa negra
  • 2 rebanadas de pan de hogaza o payés
  • 120 ml de caldo de pollo
  • 10 g de mantequilla
  • 200 ml de nata líquida
  • 50 g de tocino
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Elaboración

Para trufar los huevos: puedes comprar el tarro de Manjares de la Tierra donde te indicamos todas las instrucciones, si lo quieres hacer tú mismo, tienes que introducir en un recipiente hermético junto con la trufa y dejar en la nevera de 3 a 4 días. Cada día secar a conciencia los huevos, la trufa y el recipiente.

Rallar 20 gramos de trufa y mezclar con los huevos, previamente salpimentados, batiendo bien para integrar y que los sabores se unan.

Cortar el pan en dos rebanadas de 2 cm de ancho y, cada una de ellas, en dos tiras de 7 cm de largo.

Pincelar cada uno con un poco de caldo de pollo y, después, tostar. Reservar.

Calentar la mantequilla en una cacerola hasta derretir. Añadir los huevos batidos y, a fuego muy lento, cocer sin parar de remover.

Cuando los huevos tengan un aspecto cremoso, añadir la nata líquida para detener la cocción y remover de nuevo un par de minutos.

Servir cada ración de huevo trufado en plato hondo, con un chorrito de caldo de pollo por encima, acompañada con un bastón de pan decorado con láminas de trufa negra y tocino.

Trucos

Para que el huevo quede cremoso, es esencial cocerlo a fuego muy lento y sin parar de remover. Es un proceso lento, pero no hay que desesperar.

Cortar el tocino lo más fino posible es mucho más fácil si está frío y se usa mandolina en lugar de cuchillo. Se puede introducir en el congelador una hora antes de cortar para facilitar el proceso.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba