Crutones de polenta con mayonesa de trufa

Unos sticks irresistibles con sabor a Italia

La gastronomía de Italia es conocida en todo el mundo, gracias a sus pastas y sus pizzas, sin olvidarnos de sus risottos, aquí puedes leer la receta de risotto de castañas y trufa negra, o la tradicional polenta.

Elaborada con diferentes cereales, la más popular es la polenta gialla de harina de maíz amarillo. También podemos encontrarnos la polenta bianca (polenta blanca), de harina de castañas, o la polenta oscura, con harina de alforfón.

Preparar una rica polenta es muy sencillo, solo hace falta aromatizar bien el caldo empleado para su cocción. No olvides añadirle un chorreón de aceite de oliva con trufa, jugo de trufa y trufa de verano en su jugo así potenciarás mucho más su sabor.

Una vez lista, puedes consumirla directamente o dejarla enfriar para hacer unos crutones crujientes, previamente dorados en el horno.

Estos sticks de polenta con una mayonesa casera de trufa negra son irresistibles.

Ingredientes

Para los crutones

Para la mayonesa de trufa

Elaboración

Preparar una fuente o bandeja rectangular de aproximadamente 40 x 25 cm, engrasándola con aceite o mantequilla o cubriéndola con papel de horno.

Calentar el caldo en una cacerola, añadir la sal, el aceite de trufa y el jugo de trufa negra.

Cuando rompa a hervir, agregar la polenta poco a poco e incorporar removiendo sin parar.

Añadir pimienta negra molida al gusto.

Cocer a fuego bajo hasta que espese y la polenta se despegue de las paredes. Remover durante todo el proceso.

Verter la polenta en el molde, nivelar la superficie con una espátula y dejar enfriar en la nevera. La polenta ha de solidificar con el reposo y el cambio de temperatura.

Desmoldar la polenta y llevar a una tabla de cocina para cortar en palitos de un tamaño lo más similar posible, procurando que no sean demasiado estrechos.

Colocar los palitos en una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado y pincelar con aceite de oliva y añadir una pizca más de sal.

Cocer en el horno, precalentado a 200 ºC con calor arriba y abajo, durante 20 minutos.

Mientras los crutones se hornean, preparar una mayonesa de trufa para acompañarlos.

Introducir el huevo en el vaso de una batidora y añadir la sal, el vinagre (o zumo de limón) y la mitad del aceite. Colocar el brazo de la batidora en el interior, tocando la base, y batir a potencia baja. No mover la batidora hasta que la mezcla esté emulsionada, entonces (solo entonces) incorporar el resto del aceite y levantar al tiempo que seguimos batiendo hasta obtener el espesor deseado. Añadir la trufa de verano rallada, remover y pasar a un cuenco.

Retirar los crutones de polenta y servir con la mayonesa de trufa.

Trucos

Esta receta se puede preparar, además de con trufa de verano en su jugo, con trufa negra de invierno en su jugo. Puedes usar también trufa fresca de temporada.

Para cortar bien los palitos, usar un buen cuchillo afilado y limpiar con papel de cocina engrasado tras cada corte.

Para que los palitos de polenta se tuesten mejor en el horno, girar pasados 15 minutos. También se pueden marcar en la plancha, girando cada 5 minutos para que se hagan por cada una de las caras.

Todos los ingredientes de la mayonesa tienen que estar a temperatura ambiente para evitar que se corte.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba