Cazuela de Espelta con Verduras

Una receta con intenso sabor a trufa negra

Aunque su aparición se remonta a 7.000 años atrás, la espelta se utiliza cada vez más en numerosas elaboraciones. Originaria de Oriente Medio, fue la base de la alimentación de la población del Mediterráneo. Más tarde, su consumo descendió, ya que su cultivo era más laborioso que el del trigo.

En la Edad Media, los panes de espelta eran consumidos por las clases más altas, mucho más que granos como el centeno o la cebada. Ahora, esta semilla irrumpe con fuerza en la alimentación a través de panes, bizcochos o leches vegetales. También se utiliza para preparar cervezas artesanales.

Consumir espelta habitualmente tiene amplios beneficios para la salud, ya que fortalece el sistema inmunitario, depura y previene problemas cardiovasculares y de colesterol, entre otros.

Prepara unas verduras, un buen puñado de espelta y dale color a tus menús diarios con este grano, considerado un superalimento, y trufa negra Tuber melanosporum.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolleta
  • 2 chalotas
  • 2 alcachofas
  • 2 zanahorias, lavadas y peladas
  • 2 nabos, lavados y pelados
  • 200 g de calabaza, limpia
  • 200 g de espelta
  • 1 litro de caldo de pollo, caliente
  • 1 ramillete de perejil rizado
  • 12 g de trufa negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aceite de trufa negra
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Elaboración

Calentar abundante agua con sal en una cacerola. Sumergir las alcachofas cuando empiece a hervir y cocer durante 20 minutos. Retirar, enfriar y limpiar, quitando las hojas exteriores, cortando la cabeza y parte del tallo y retirando los pelitos que puedan contener. Cortar cada alcachofa en 4 trozos y reservar.

Calentar un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra y una de aceite de trufa en una cacerola apta para horno. Pochar el ajo, las chalotas y la cebolleta a fuego suave durante 2 o 3 minutos.

Añadir la espelta y rehogar durante 2 minutos antes de añadir la mitad del caldo de pollo. Tapar la cacerola e introducir en el horno, precalentado a 200 ºC con calor arriba y abajo, durante 20 minutos.

Mientras tanto, cortar las zanahorias, los nabos y la calabaza en dados de aproximadamente 1 cm. Pelar y picar en brunoise fina las chalotas y la cebolleta. Pelar el diente de ajo y rallar. Reservar todas las verduras.

Transcurrido el tiempo de horno, añadir todas las verduras a la cacerola junto con el resto del caldo de pollo. Salpimentar al gusto.

Mezclar, tapar de nuevo y continuar cociendo en el horno 20-30 minutos más. Remover la mezcla de vez en cuando.

Retirar la cacerola del horno y esperar unos minutos antes de servir, espolvoreado con el perejil rizado picado y la trufa negra rallada. 

Trucos

Se puede potenciar el sabor a trufa añadiendo una cucharadita de jugo de trufa a la cacerola cuando salga del horno.

Servir con una buena hogaza de pan y mantequilla de trufa negra.

Las verduras se pueden variar al gusto, tanto en cantidad como en variedad.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba