Mantequilla casera de trufa

Un pequeño manjar para cualquier ocasión

Llegar a un restaurante y que te sirvan un pan caliente y una mantequilla casera se convierte en uno de los placeres de todo buen aficionado a la mesa.

Podemos encontrarnos mantequillas saborizadas con curry, finas hierbas, un toque de pimentón, aceitunas verdes o negras, setas o con trufa negra rallada.

Para prepararla, debes conseguir una nata de muy buena calidad y alta en grasa. Empiezas batiendo con fuerza hasta que la nata se corte y se obtenga una masa sólida, la mantequilla.

A partir de este momento, puedes añadirle trufa rallada y dejarla reposar algunas horas en la nevera para que la mantequilla tome todo su sabor.

Puedes utilizarla para untar en diferentes panes, como aperitivo o terminando un solomillo de ternera con una rodaja de mantequilla a la trufa por encima. El calor de la carne hace que la mantequilla se derrita y dé como resultado una de las mejores salsas del mundo.

Ingredientes

Elaboración

  1. Batir la mantequilla con unas varillas eléctricas o un robot. Comenzar a velocidad baja y aumentar progresivamente hasta que se separen el suero de la leche y la mantequilla. Unos 10 minutos.
  2. Colocar sobre un colador y presionar con el dorso de una cuchara para que la mantequilla libere todo el suero que pueda contener. Este se puede guardar para usar en otras elaboraciones: bizcochos panes, bollería, etc.
  3. Introducir la mantequilla en un recipiente hondo y añadir un vaso de agua fría, removiendo para lavarla bien. Colar de nuevo.
  4. Repetir el proceso un par de veces más antes de añadir la sal y la trufa rallada a la mantequilla. Remover bien para incorporar.
  5. Guardar la mantequilla de trufa en la nevera, en un recipiente cerrado herméticamente, y dejar reposar durante toda la noche. Al día siguiente, la mantequilla de trufa estará lista.
  6. Preparar un brioche con vuestra receta preferida, sustituyendo 1/4 de la cantidad indicada de mantequilla por aceite de oliva con trufa.
  7. Rebanar el brioche y, si se desea, cortar círculos con un cortapastas para presentar en forma de canapé o bocado. Tostar por ambas caras y untar con la mantequilla de trufa.
  8. Coronar cada tostada de brioche con una lámina de trufa, unas escamas de sal y servir inmediatamente.

Trucos

Cuando se vaya a consumir, retirar la mantequilla de la nevera y dejar atemperar.

La mantequilla de trufa se conserva en buen estado si se guarda en la nevera, dentro de un recipiente hermético, durante un máximo de siete días.

Además de como se indica en la receta, la mantequilla de trufa se puede utilizar como ingrediente para otras elaboraciones.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba