Croquetas de queso y trufa

Un plato popular con nuevos sabores para compartir

Es una receta que no falta en las cartas de los restaurantes. La ensaladilla rusa, las patatas bravas y las croquetas son posiblemente los platos más demandados cuando salimos a tapear con amigos y familiares.

En la actualidad, podemos encontrarnos numerosas recetas de croquetas, desde las más clásicas, de jamón ibérico, rabo de toro, espinacas y piñones, morcilla o bacalao, hasta croquetas dulces como las de chocolate o arroz con leche. Para gustos, colores.

Con la llegada del buen tiempo, las croquetas son un plato perfecto para compartir. Por este motivo, nosotros, amantes de las trufas, hemos preparado unas cremosas croquetas de queso cheddar y queso crema con trufa de verano (Tuber aestivum), que posee un aroma suave y ligeramente más dulce que la trufa de invierno, también llamada Tuber melanosporum o trufa negra de invierno.

Rállala o lamínala sobre tus elaboraciones para aportar un toque especial a tus platos. Y recuerda trabajar bien la masa de las croquetas para que la harina se cocine correctamente.

Ingredientes

  • 20 g de mantequilla
  • 10 g de aceite de trufa
  • 45 g de harina de trigo
  • 250 ml de leche
  • 50 g de queso crema
  • 20 g de queso cheddar
  • 5 ml de jugo de trufa
  • 1 trufa de verano
  • Sal
  • 1 huevo
  • Panko o pan rallado japonés
  • Aceite en abundancia para freír

Elaboración

Calentar la mantequilla y el aceite de trufa en una sartén, añadir 30 g de harina (reservar el resto para el formado de las croquetas) y remover para integrar bien la harina con la grasa.

Añadir la mitad de la leche, sazonar y remover con unas varillas para diluir cualquier posible grumo. Añadir el queso crema y el cheddar rallado junto con el resto de la leche y cocer durante 15 minutos a fuego suave al tiempo que removemos.

Retirar del fuego y añadir el jugo de trufa y abundante ralladura de trufa de verano. Remover para integrar, volcar en una fuente, cubrir con papel film (que toque la masa) para que no forme costra y dejar enfriar.

Formar las croquetas procurando que todas tengan un tamaño parecido. Rebozar en harina, huevo batido y panko.

Calentar abundante aceite en una sartén y freír hasta dorar.

Decorar cada croqueta con queso crema y trufa rallada y servir inmediatamente.

Trucos

Se puede cambiar el queso crema por muchos otros de sabor suave. Es importante que el sabor del queso no enmascare al de la trufa.

El panko es un pan rallado grueso que aporta un toque crujiente delicioso a las croquetas, pero se puede usar pan rallado común en caso de no encontrarlo.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba