Los mejores aceites gourmet de oliva y girasol para lucir tus platos

Los aceites de oliva y girasol son productos saludables, pero su aplicación no es la misma ni pueden presumir de propiedades al mismo nivel.

Sin embargo, lo cortés no quita lo valiente. Estos dos maravillosos líquidos poseen virtudes que los hacen ideales en la configuración final de cualquier plato, y más aún si se trata de aceites aromatizados que le darán a tus platos una personalidad especial.

De color verde, en ocasiones intenso, el aceite de oliva presenta un amargor y cierto picor muy característico, mientras que el aceite de girasol es más suave y se presenta al mercado en un formato de color más amarillento. Ambos, sin duda, constituyen una herramienta culinaria de extraordinario potencial en nuestras cocinas.

Por qué elegir aceite gourmet

A diferencia del resto de los aceites, el aceite gourmet posee características que lo diferencian positivamente del resto de los aceites, tanto en lo que respecta al aceite de oliva como en lo referente al aceite de girasol.

A priori, la propia definición de la RAE sobre el término gourmet ya evidencia cierta exclusividad:

Este término francés es descrito por el máximo exponente de nuestro idioma vehicular como “persona de gustos exquisitos en lo relativo a la comida y a la bebida” y adjetivo “propio de un gourmet. Comida, plato gourmet”. Podríamos definir, por tanto, el aceite gourmet de oliva y el aceite gourmet de girasol como un líquido selecto para personas con gusto exquisito.

El secreto para conseguir un aceite gourmet está en el proceso de elaboración, un procedimiento largo en el tiempo que requiere de una gran implicación para conseguir un resultado óptimo. Conseguir un aceite tan puro y delicioso no es producto de la coincidencia, sino de un esmerado trabajo aderezado con una dosis extra de paciencia.

La recogida, la importancia de elegir el mejor momento

Tanto en lo que respecta al aceite gourmet de oliva como en lo referente al aceite gourmet de girasol, lo más importante es saber en qué momento se debe hacer la recogida del producto. Una cosecha precipitada restará sabor a los aceites, mientras que dejar la recolección para el momento en que la maduración ya se haya sobrepasado no permitirá disfrutar de un producto de tan alta calidad como un aceite gourmet.

Selección de ingredientes, no todo vale

Cualquier producto que busque la excelencia no puede estar elaborado con cualquier tipo de materia prima. Una selección de las mejores olivas y las semillas de girasol más sanas permitirá elaborar un aceite gourmet exquisito.

El prensado, la gran diferencia

En el caso de las olivas, una vez recogida la aceituna se traslada a la almazara, donde se realizará un proceso de extracción en frío para que la aceituna conserve su sabor y matices, permitiendo obtener un aceite gourmet de oliva único, exquisito y exclusivo.

En el caso de las semillas de girasol, la semilla es descascarillada, triturándola para romper las células vegetales y permitir la extracción mediante ese prensado mecánico. El líquido obtenido se somete a un proceso de clarificación y a otro de desacidificación que permite obtener un aceite gourmet de girasol extraordinario.

Qué aceite usar en cada plato

Aunque la calidad del aceite gourmet de oliva en crudo es incontestable, no hay que olvidar que tiene una gran personalidad, manifiesta en un sabor potente, un peculiar picor y un amargor característico. Por eso es un aceite ideal para ensaladas mediterráneas clásicas.

El aceite gourmet de girasol, por su parte, es más adecuado para la cocina oriental, donde juega un papel perfecto en su combinación con sabores dulces y ácidos que hacen mejor pareja con un aceite más suave.

Por ello, presumir de platos con el mejor aceite gourmet ya es una cuestión de gustos, ya que tanto el aceite gourmet de oliva como el aceite gourmet de girasol constituyen opciones más que recomendables para darle ese toque final de sabor a tus preparaciones.

Una materia prima de calidad es la base del éxito de cualquier plato. Ya sea aceite de oliva o de girasol, para conseguir la exquisitez es necesario combinar sabores con productos de calidad.

Y para lograr esa excelencia gastronómica, qué mejor que aromatizar el mejor oro líquido de nuestros campos y conseguir darle el toque más exclusivo a cada uno de nuestros preparados culinarios.

Platos deliciosos con un toque fresco de aceite de romero o el resultado magistral de un menú aromatizado con aceite trufado. Las opciones son variadas y usar un aceite gourmet aromatizado personalizará cada plato haciéndolo deliciosamente inigualable.

La calidad de un buen aceite gourmet aromatizado

La combinación de aceite e ingredientes naturales es, sin duda, un tándem de éxito. Pero para que un aceite gourmet aromatizado aporte el sazonado especial a cada plato es necesario que los productos sean de la más alta calidad.

Desde incorporar un toque de sabor a un plato sencillo hasta diferenciar las recetas más elaboradas con un punch de exclusividad, el aceite gourmet aromatizadoserá el ingrediente clave para darle un giro a cualquier preparación culinaria.

No todos los aceites aromatizados son iguales. Un aceite gourmet aromatizado de la mejor calidad combina sabor y practicidad. Ajo, romero, albahaca y la deliciosa y singular trufa negra (Tuber melanosporum), los mejores ingredientes mediterráneos pueden aportar la distinción a los ya de por sí potentes aromas de un buen aceite de oliva virgen extra o de girasol.

El mejor aceite aromatizado

La calidad en un aceite aromatizado es igual de estricta que en un AOVE gourmet o un aceite de girasol gourmet. El secreto está en los procesos de producción y extracción del aroma y su imbricación con el aceite.

La mejor aromatización de un aceite gourmet se engendra mediante un procesamiento combinado de las aceitunas o las semillas de girasol y los ingredientes naturales elegidos para la aromatización.

De este modo, se consigue un aceite gourmet de la más alta calidad, con un sabor particularmente intenso y la mayor concentración natural de fragancias para disfrutar de una obra maestra gastronómica que dejará una particular impronta en cada plato.

Aceite gourmet con trufa negra

La trufa es un ingrediente ganador. La representación culinaria del invierno más mediterráneo. Un aceite de oliva virgen extra con trufa negra es la máxima expresión de la delicatessen, la reinterpretación de la magia en la cocina.

Aroma y sabor se dan la mano en una elaboración refinada que combina a la perfección con quesos curados y añejos, ensaladas preparadas con frutos secos, pizzas, aperitivos, guarniciones de verduras y purés.

El aceite gourmet con trufa negra aportará a tus platos un sabor agradable e intenso y un plus de creatividad a cualquiera de tus elaboraciones en la cocina. Darle un toque de excelencia a tus comidas es una garantía de éxito de la mano de un buen aceite gourmet con trufa como nuestro aceite de oliva virgen extra trufa.

La trufa negra (Tuber melanosporum) descansa en el interior de la botella de aceite de oliva virgen extra para convertirse en una inestimable fuente de aromatización y sabor para cualquier plato de pasta, ensaladas, patatas, carnes, verduras o pescados.

Descubre el potencial de un aceite gourmet con trufa en las más originales elaboraciones de la cocina occidental y en las preparaciones más creativas de la cocina asiática.

Su sello distintivo mediterráneo te permitirá disfrutar de un producto de la más alta calidad con un gran desarrollo y versatilidad en cocina.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba