Langostinos, trufa negra y puerros

La reina de los bosques otorga elegancia a este plato marinero

Mar y montaña se funden en el plato al unir el inconfundible sabor de los langostinos con la trufa negra Tuber melanosporum, la reina de los bosques.

Para hacer un buen caldo de langostinos, sofríe las cabezas a fuego fuerte y así conseguirás extraer toda su esencia. También puedes añadirle un chorreón de vino fino, incluso un vino Amontillado o Palo Cortado, dos típicos vinos de la Denominación de Origen Jerez.

En cuanto a la trufa negra, hay que tener en cuenta que su mejor momento son los meses de noviembre a marzo, por eso también es conocida como trufa de invierno. Su punto de maduración es importantísimo para que este hongo tenga un fuerte aroma, pero delicado y agradable a la vez. Equilibrado, como todo producto natural.

Sus finas láminas desprenden un característico olor que resalta en este plato de langostinos con puerros salteados. También puedes preparar unos fáciles y rápidos spaghettis a la crema con trufa negra, aquí puedes ver la receta paso a paso.

Mientras, descorcha un vino blanco, sírvete una copa y brindemos por estos momentos.

Ingredientes

Elaboración

Pelar los langostinos manteniendo la parte de la cola. Conservar las carcasas para la siguiente elaboración.

En una sartén a fuego fuerte, añade un chorreón de aceite de oliva y las carcasas y cabezas de los langostinos. Sofríe bien e incorpora 300 ml de agua. Reduce el fuego y mantenlo a fuego bajo.

En una olla, funde la mantequilla y rehoga la chalota hasta que esté tierna. Salpimenta.

Mientras, limpia el puerro con abundante agua, elimina la parte verde y córtalo en cilindros de un centímetro.

Incorpora el puerro a la chalota y añade el caldo previamente colado. Déjalo reducir mientras se cocina el puerro. Puedes añadir una cucharada de maicena express para espesar la salsa. Rectifica de sal.

Saltea los langostinos a fuego fuerte. Disponer en la base del plato la salsa con los puerros y la chalota y todo el sabor de los langostinos.

Termina con los langostinos y un toque de sal en escamas.

Trucos

Para lograr una salsa de langostinos con mucho sabor, rehoga bien las cabezas machacándolas para sacar toda su esencia.

Si tienes unas cebollas rojas, puedes añadir unos gajos.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba